El casco, ese elemento primordial de uso obligatorio cada vez que nos subimos a una moto debería ser siempre de elección concienzuda y sensata. Dejando aparte las estupideces cometidas por los mal llamados motociclistas que no prestan atención nunca a su propia seguridad a través de un buen casco, se sobreentiende que nuestra cabeza es invaluable y siempre deberíamos elegir el casco mejor calificado y de las más altas prestaciones posibles.

M-07370817T

Aparte de lo anterior también existen factores a tener en cuenta a partir del uso y el ambiente en que usaremos el casco.  Siempre la calificación, el cumplimiento de normas internacionales de seguridad y la talla correcta deben primar sobre cualquier elección.

Los tipos de cascos van desde integrales, Jet, bobberabatibles, integrales, doble propósito y deportivos de Motocross, Enduro, Trial y Velocidad, según las necesidades de cada piloto.

En la ciudad todos queremos estar lo más cómodos posibles por ello la elección del casco que usaremos a diario debe estar más bien ligada a que tanto tiempo seremos capaces de soportar nuestra cabeza dentro de él. Los cascos abiertos o “Jet” son una excelente opción urbana por que permiten una excelente ventilación y visibilidad pero su calificación en cuanto a seguridad es muy regular. Los abatibles pueden ser como la segunda opción y aparte de compartir características con los “Jet” estos suben un par de puntos en la escala de seguridad, sin llegar a ser top en este aspecto.

La recomendación más clara siempre es adquirir un casco integral de una marca reconocida, que tenga un buen puntaje en la escala SHARP (http://sharp.direct.gov.uk/) que es la empresa que se dedica a estudiar y a calificar todo tipo de cascos para motociclistas alrededor del mundo. Después de esto ya podremos decantarnos por el tema estético y de diseño tan importante para algunos.